La figura del cardenal Herrera resulta con fuerza propia, sus motivaciones y su hacer, como “hombre de Dios".

Buscar

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies